miércoles, 2 de agosto de 2017

Y punto pelota. Cerrando Escocia, Irlanda, Gales, Inglaterra, Francia y... Zaragoza




Cada día escribíamos la crónica, aunque a veces cuesta, luego me siento genial, ahí están mis vacaciones "diferentes", esas vacaciones al lado de Sergio que me oxigenan de la rutina del curso y me dan fuerzas para afrontar con una sonrisa y pilas recargadas el nuevo curso (sí,  y es que como profe,mis días se organizan por cursos y no por años naturales).
Pues eso, día- crónica , dia- crónica costaba,pero no como ahora, cuando escribes reflejo de los sentimientos inmediatos, del ahora, sin a penas procesar lo que te viene a la cabeza, pecas en la forma, en la redacción, pero escribes desde dentro, y a mí, me gusta y me sirve porque cuando me releo, encuentro lo que busco, sentimientos, colores, olores, situaciones y anécdotas que se hubieran perdido diluidas en mi cada vez más corta memoria.
Hoy toca cerrar ese viaje que finalizó a penas cuatro días, madre mía, y ya me parece lejos, cuando viajas a nuestra manera, en la que cada día cambias de hotel, ciudad, pueblo o país, es como si todo cambiase tan rápido que de no escribir perderías montones de momentos en el olvido. 
Este viaje no había grandes diferencias como en el viaje al Este cuando fuimos a Estambul y un día estabas en Italia, los Alpes y al otro en caminos de tierra en Albania o en carreteras reviradas en Rumanía y viendo carros y burros como de otra época, o camino a Cabo Norte donde los renos, papá Noel, las casas con sus tejados de hierba o secaderos de bacalao te hacían ver que te alejabas de lo cotidiano.
 Esta vez, hemos visto verde, más verde, campos, valles, montañas no muy altas, lagos, mar, rios pero no era un gran cambio, las diferencias eran entre verde, súper verde, mojado o súper mojado y nubes o totalmente cubierto. Los paises pasaban de poner morcilla en el desayuno con huevo, salchichas y judias a lo mismo pero sin judias añadiendo una especie de masa en triángulo, hasta Francia que retomamos el "pain au chocolat"con "café au lait" y sus galettes y crepes. Pero a pesar de echar de menos esas grandes diferencias culturales en el día a día , variedad en comidas, paisajes etc, no puedo decir que me haya sabido a poco. Aún no siendo diferentes...me ha encantado.
Todo empezaba un 30 de junio a las dos y cuarto, salía disparada de la comida del colegio con los compañeros para salir para Bcn con mi moto, allí me encontraría con Sergio y saliamos para Francia, dentro de nuestra línea, sin dar margen al respiro, aprovechando desde ya, quizás era el tramo más difícil, yo sola Zgza-Bcn. Claro que ya llevo cuatro años en moto, pero sola, sola, igual es la segunda vez en este recorrido, y la insistencia de Sergio a veces en evitar q yo vaya sola, me lo pone algo difícil, porque me hace cuestionarme, podré? Pues claro q se puede, solo hace falta tener que hacer algo sin más remedio para darte cuenta que puedes, y yo de eso se un rato y perdonar, además basta que me digan... pero tú podrás...? Zas! Y tanto ( aunque este cagada, ja ja)
No os asustéis, no iré día por día, fueron 29 días de ruta, de viaje, de convivencia en pareja, sí, para mi cuenta, ya he dicho alguna vez que es el periodo más largo que puedo compartir con Sergio, por circunstancias personales es así, nos vemos para lo bueno, viajar, hotel, moto... Parece fácil verdad? Pues no negaré que es especial, pero siempre llegan de nuevo nuestras cuentas atrás en las q tachas día a día hasta llegar al viernes para disfrutar dos días y eso es difícil.
 Cada persona es completa( nada de medias naranjas), y yo he descubierto estos últimos casi ocho años que puedo llevar sola mi casa, educar a mis tres hijos sin ayuda, más bien muchas veces todo lo contrario porque no digo peores pero sí diferentes criterios y normas que dificultan ese progresa adecuadamente en la maduración y crecimiento de todo niño, aun así, todo va fluyendo y cuando se atasca, llega el desatasco ja ja. Pues eso, una casa, cuidar de mis tres hijos, el trabajo... puedo sola, pero mi yo como mujer, echa de menos esa persona q a la hora de cenar charla contigo como persona madura y no como adolescente o niño, ese que se acuerda de un que tal el día? Ese que te abraza ante un mal día y sientes su abrazo y ya es diferente, todo se arregla. Al final te conformas  con esos washap de buenas noches cariño, te quiero y buenos días. 
Pero te acostumbras, como a  los desayunos irlandeses y escoceses, algo así como si se acabara el mundo ja ja,vaya tela lo que comen, en un gran viaje siempre quedan cosas por hacer como esas fotos que por diferentes razones nunca hice y hoy describiré para retratarlas en mi crónica y que no caigan en el olvido, han sido km y km o más bien millas y millas donde con un solo color, el verde y su gama más extensa se pintan los más bellos paisajes, acantilados y pueblecitos mudos que se asoman al mar con sus colores rojos, azules, naranjas en las paredes de sus casas, como queriendo mostrar que la lluvia no importa, y al mal tiempo, buena cara.
En este viaje los dos puntos claves han sido Escocia e Irlanda , la pregunta¿ cuál te gusta más? Pues no me decantaré claramente por uno de ellos, no me gustaría dejarme uno de ver, eso sí, he encontrado cosas diferentes, haré un compara y contrasta como en el colegio. Las dos son verdes, comidas prácticamente igual, rios, colinas, carreteras con sus plasing place( posiblemente escriba ya mal, mi inglés de estos 29 días q ya empiezo a olvidar buaaa) pero cambian sus gentes, en Irlanda mucho más sociables o más bien habladores, desde el primer día en Belfast, la gente se paraba para preguntarnos y hablar con nosotros, en Escocia, no te paran para hablar, aunque eso no significa que sean antipáticos , para nada. La gente es muy civilizada, conducen respetándose y sobre todo, nos ganan en paciencia, no pitan ni se molesta ante un error del otro, dejan paso, respetan a ciclistas y motoristas hasta sorprender, vamos una gozada, Irlanda es más de turismo de autobús, a los acantilados de Moher, a la calzada de los gigantes, a... Y todo con sus tiendas de recuerdos mil etc, aunque sí quieres tb hay donde perderse y disfrutar de un acantilado sin nombre singular o momento en la carretera que te deja la boca abierta, aún así, a pesar de todo lo turístico q es, hay que verlo, es una pasada y muy bonito. La gran ventaja, para mí, de Escocia es que no sentí tanta presencia de turistas, Escocia es "más virgen" por decirlo de algún modo, los caminos, carreteras, y lugares que vimos eran momentos en los que te parabas y disfrutabas de cada minuto, eran bancos en la nada que miraban al mar, a esa montaña perdida en la colina o al lado de esa cabina roja que a alguien se le ocurrió poner en un pueblo de a penas dos casas y que su inusual encuentro, lo hace especial , y eso que Escocia nos tocó más agua que en ningún sitio, tanto que la isla de Scay o Mool no las apreciamos en todo su esplendor. Ambos son lugares caros para viajar de hotel, algo que no esperaba, pero algún día me encantaría viajar con miis hijos y eso es que me gustó, porque es lo primero que pienso cuando algo lo disfruto con Sergio, si podemos, lo haremos con los chicos.
Gales nos sorprendió gratamente, no esperamos nada, lo importante estaba hecho y aquí nos sorprendimos gratamente ( no puedo dar datos, ves, ya tendría que mirar fotos o releer crónicas) y Francia era un paso para llegar a Zaragoza.
De este viaje me quedo con esos bancos donde disfrute de vistas, momentos y paz, del olor a hierba, pino, naturaleza, de esas gamas de verde donde con un solo color se pintaban km y km o millas y millas de paisaje, presentándome todos los tonos que nunca podrías imaginar, con esas fotos que se escaparon de mi móvil, no las hice por cansancio, porque no podíamos parar etc etc, esas casas negras de un pueblo pesquero que Sergio decidió que no parábamos, ese banco al lado de una cabina en la carretera sin ton ni son que conforme avanzas te das cuenta q te hubiera gustado fotografiar, o esa campiña donde algún girasol se coló entre florecillas blancas, azules y naranjas de manera singular y las dejas atrás buscándolas en el retrovisor de tu moto. Me quedo con ese puñadito de gente que comenta cada foto, mi crónica o ese arrebato de indignacion ante zancadillas que alguien intenta ponerme y que todavía no sabe que cada vez salto mejor y le dedico menos tiempo, todo arreglado y salgo ganando que lo sepas( esto por si lo lee el susodicho, que me consta q a veces lo hace si no siempre, lastima de vida aburrida). 
Gracias por preparar 29 días de viaje Sergio, eres una pasada, gracias por seguir abriendo ventanas delante de mí y mostrarme que nuestras vistas de cada día siempre serán especiales, gracias por no decir a todo que sí, a veces es bueno discernir. Te quiero.
Gracias a 2TM, gracias a su traje Halvarson completo y botas, la lluvia no fue mi pesadilla, probada su calidad llueva lo que llueva.
Y ahora toca pensar en el siguiente, este curso tendremos un viaje especial y sumaremos nuevos sueños para otro verano, y como siempre escribiré para que no se me olvide lo afortunada que soy. Y ahora sí, a descansar.

martes, 25 de julio de 2017

25/07/2017. Inglaterra


A pesar de que el día de hoy han sido sobre todo autopista, y gas, gas, gas, a lo que añadiré, primero gracias de momento a mi moto, que la pobre a pesar de tener que pasar por el taller a la vuelta se está portando como una campeona, y no digo más por "si la cago", y en segundo lugar un olé por mí, sí por mí, oye que voy entre los coches en atascos que hoy han sido unos cuantos, etc como una campeona, ya que a la mayoría os suena ridiculo pero os recuerdo que yo hace cuatro años no sabía nada de motos y llevo dos con carnet así que ... Olé.
Bueno y aunque para avanzar había que tirar de ajoto pista hemos tenido dos paraditas chulas, la primera un pueblecito donde una calle, con casitas de piedra cerca de un río cuyas estructuras idénticas y gracias al entorno las hace peculiares y dignas de que paren los ciento cincuenta autocares de japoneses que est,año en la zona, tanto que los carteles de algunas casas en sus jardines no pone prívate y atención no entrar en español por ejemplo, no, lo pone en inglés, normal, prívate y luego en chino, japonés y coreano porque desde luego eran todo letras chinas, con lo que lo de los autocares debe ser habitual y a los residentes de la zona no les debe hacer mi ah gracia eso de que los chinos invadan sus jardines y es que yo les daba cámara con carrete para que revelaran sin ton ni son, madre mía si fotografían hasta lo más insulso,
Y el punto más fuerte, Oxford, que pasada, hoy me he arrepentido de no haber comprado una camiseta en Cambridge y otra en Trinity College ahora con la de hoy tendría una buena trilogía, y es que los tres sitios son especiales, me encanta ese ambiente universitario que respiran sus calles, esos edificios tan señoriales y llenos de historias y por los que gentes tan distintas y especiales se doctoraron allí , hoy un paseo, una visita al refractario donde tienen jugar varias escenas de Harry Potter, y admiración ante esas facultades. 
Y una comida diferente, bueno el sitio, un mercado cubierto donde en uno de sus puestos comprabas el bocata, lata y un paquete de patatas y tenias dos medías fuera para comer, divertido, y es que yo sólo de verme dentro del mercado ya me mola, sí, me gustan los mercados y si son de fruta y verdura a primera hora de la mañana en la calle mejor, pero el de hoy era cubierto pero interesante.
Y así hemos acabado nuestra trilogía universitaria de este viaje, que me da que titulaciones por la visita no me van a mandar pero no estaría mal, titulada por la universidad de Oxford, de Cambridge y de Trinity College, yo a ya. 
Y mañana ya toca euro túnel de nuevo y pam!! Francia y despacito pero sin pausa que volvemos a tener tirada larga... Al ladito de Mont Saint Michel, porque mañana solo dormiremos allí para al día siguiente disfrutarlo tranquilos, esta vez sí, y ahora a descansar.

lunes, 24 de julio de 2017

24/07/2017. Continuamos en Gales


Vaya, vaya con Gales. Hoy no nos hemos querido despedir de Aberiystwyth sin volver a dar una vuelta por su paseo marítimo, la verdad es que es un pueblo tranquilo y chulo. Hoy el mar estaba revuelto y embaucaba mirarlo como rompía contra las rocas, los bares y tiendas comenzaban a despertar y la gente ya se dejaba ver, porque sobre las siete ya parecen esconderse y no ves a nadie salvo que entres a un pub, poco trasnochar y más madrugar, no me disgusta.
Después tocaba tirada y unas cosillas para ver y parar, salvo un pueblo que teníamos señalado y no nos ha dicho nada el resto sí, y sobre todo hoy je quedo con una carretera justo antes de coger la autovia para Cardiff, esas de las que dices seguro que era por aquí? El asfalto muy regular ya que era un camino con su trozazo de hierba en medio, gravilla de vez en cuando y muy estrecho para ser de dos direcciones como hemos visto pero jolin, era genial, ha habido un momento que hemos pasado por un "túnel" de árboles que no he parado de sonreír, me encantan las carreteras que de repente son como abrazadas por los árboles de sus orillas, la vegetación era bestial y todo era sombra, esa misma carretera luego se volvía amarilla ya que cruzaba entre campos de cultivo de cereal y de ohhhh en ohhhh tras una bajada del 14% llegábamos a la principal, esta carretera sería una de las que me apuntaría, pero vamos que ni sé cómo, muy bonita .
Dos Castillos, uno en ruinas cerca de la Costa donde hemos aprovechado para comer , con sus blanquitos y mesas fuera etc, muy bien, Sergio ha hecho sus tomas con drone, etc ese era Laugharne Castle, y el segundo parecía la " Morella" de Gales. Se veía desde la carretera en lo alto de una montaña, unas cotillos y drone desde el parking y.., atención una cocacola de vainilla, sí, me he tomado una coca cola de vainilla , poco antes habíamos parado en la gasolinera y la he visto , he pensado, a Sergio que le gusta la vainilla le encantará, a mí , no me gusta la vainilla y quería algo para beber y tomarme un ibuprofeno que me dolía la cabeza, pero... Yo soy así si veo algo que se le gusta a la otra persona soy feliz pensando que le gustara, pues bien, le ha gustado, pero casi más a mi, esta buenísima, fijo que en Esoaña no hay, o eso creo. En fin, regalicos que me encuentro por ser buena, ja ja. 

Ah y dando un paseo por Saint David's hemos visto unas ruinas y su catedral del obispo y hemos dado la vuelta una vez ya en la moto para irnos y de vuelta para ojear, y ha merecido la pena, porque la catedral de la que he hecho fotos por dentro sin pagar las dos libras q ponía merecía la pena, cosa que me ha reprochado el señorito repetidamente pero vamos el mismo que ante el cartel del parking de Pay here, él no paga porque dice las motos no, pero si están dentro de ese parking, y pone pagar aquí, pero ahí no pagamos y no le digas que no tiene razón pero yo no puedo hacer dos foticos inocentes , ains y luego llevamos los malos, fama de cabezotas.
Pero a pesar de todo, hoy ha sido un buen día y es que sigo diciendo, somos afortunados y ...por cierto, como echo de menos a mis tres pequeñajos, jolin si pudiera al menos decirles algo... En fin, a veces los adultos superan todas las estupideces y yo tengo la mala suerte de conocerlo. Ya queda poco y en nada estoy con ellos en la playa, pensando madre mía , ja ja, cada momento es irrepetible, lo está siendo este mes, y lo será el de agosto. Fin.

domingo, 23 de julio de 2017

23/07/2017. Gales



Hoy tocaba madrugar un poquillo, pero como por aquí nos hemos acostumbrado a cenar prontito, pues no ha sido tan duro, y a las 8:30 ya estaba el barco en marcha y nosotros desayunando.
El viaje... Tranquilo, se movía un poco, pero nada y algo pesado porque han sido casi tres horas y media. 
Al llegar a Gales, Sergio buscaba las nubes que según él desde el barco ya veía, su pronóstico era lluvia y más lluvia, pero tanto él como yo hemos disfrutado de ese error de programa porque vaya sol, día estupendo. Y eso es lo que tienen los días con sol y temperatura agradable, que todo es de una estrella más, o quizás si tiene esas estrellas. Y es que Gales, nos ha sorprendido, volvíamos a ver altas montañas, lagos espectaculares y pueblos pintorescos que invitaban a pasear por sus calles, los dos castillos que hemos visto, merecían un par de horilas de visita, el castillo y el pueblo, pero hoy nos hemos conformado con una foto y un mini paseo. 
Bueno esto ta sí es estar volviendo, pero hasta no llegar al garaje de casa, no habremos vuelto así que seguiremos disfrutando de días como hoy en los que aquello de relleno se convierte en cita importante y disfrutaremos de cada momento. 

sábado, 22 de julio de 2017

21 y 22/ 07/2017. Dublín+ Dublín


Bueno, hoy uno dos cronicas, ayer fue Glendalaugh y ya llegamos a Dublin, eso sí, por has carreteras que molaron y mucho, de nuevo entre verde, con montañas, ríos, guay, de esas que no te esperas y ya en Dublín, dejamos equipajes, ducha y al museo, museo de la fábrica de Guinness, pero museo, exactamente siete plantas, que de contenido es una que te explican su composición, otra elaboración y transporte y las otras cinco, baños y restaurantes más todo el mercadillo de miles de chorradas que puedes comprar. Pues bien, merece la pena, no se, es curioso y además vimos mientras tomábamos unas guinness a los camareros/as bailando un baile típico que me canse solo de verles, un taconeo que no veas, me música, etc, ambiente que no solemos visitar Sergio y yo, porque no somos de salir de copas, ya somos más de una buena cena con un buen vino, o unas cervezas entre amigos conversando, será la edad, aunque yo a Sergio ni con edad ni sin ella no lo imagino bailando ni de bares de música etc .
Bueno y ya hoy tocaba ver mas despacito Dublín , y despacito porque la gastronomía inglesa me da que ha hecho mella en mi estómago y desde ayer llevo un dolor... Bueno que se va a pasar enseguida, más o menos mañana en cuanto me suba a la moto, que te la echo de menos, porque hoy he ido muy poquito y de paquete, que tal ni me acuerdo de eso. 
Pues Dublín, no es de esos lugares que yo digo, bufff tiene un fin de semana, de esos que pillas un avión, pues no, mucha gente, turista, y no se, no me dice nada especial.
Me quedo con su biblioteca de Trinity College, espectacular, que cantidad de libros, de esos que solo mirándolos estarías horas, sus viejas encuadernaciones, sus tapas llenas de historia, sus letras manuscritas como si cada línea fuera una obra de arte a veces, espectacular. 
Las mil tiendas de recuerdos donde siempre encuentras lo mismo, y entre tanta gente pierdes lo esencial de Irlanda, el carácter amable y amigable de sus gentes, eso sí, en cuanto llegas al hitel, o a cenar, vuelve a aparecer, siempre interesados por cómo ha ido el día, donde iras, de donde eres etc, con un tono de voz amable, dulce y que ya me parece hasta entender.
Pero cuidado, si has dado francés toda tu vida, no entiendes inglés porque lo lleves escuchando casi tres semanas he repetido pan con mantequilla en la cena,  por un yes a...quiere más pan para que la espera sea más llevadera? Y yo creyendo que era, puedo retirar la cesta del pan? que ya nos habíamos comido, pues zas!!! Otra bandeja de pan, ja ja. Dice Sergio, estás mejor del estomago quieres más pan? No, le he dicho que lo podía retirar, que estaba todo bien, pues no, le has dicho yes, a si querías más pan.
Ah y me encantan las puertas de colores, para que sus dueños las encuentren después de las Guinness y la composición que Sergio ha hecho con todas las fotos de las puertas que le he hecho hacer y es que me molaba verlas, ja ja o eso dicen, y el puente del penique, o los pub irlandeses , o la gente tocando por las calles, algunos buenos de verdad , y ya jalaba madrugamos, Ferry y adiós Irlanda nos vamos caminito a casa pero sin prisas, nos vamos a Gales. Esto no ha acabado.

jueves, 20 de julio de 2017

20/07/2017. Casi en Dublín


Hoy ha sido un día de traslado. Montamos en la moto para empezar lloviendo, y los pronósticos eran así, hoy... Mantente a cubierto decía Facebook, que últimamente sabe mucho. Pues no, señor/a de face, a cubierto no, porque voy en moto, y no pienso parar, y es que si de algo te hienas que olvidar en Es ocia e Irlanda, es del tiempo, la gente sale a correr por las mañanas aunque llueva, lo he visto, la gente pasea tranquila por la calle hablando como si no vieran llover, y sin paraguas, como dos amigas que vi tranquilamente, la gente sale en bici con sus chubasqueros sabiendo que seguirá lloviendo y así mil situaciones, y que? Da igual, por eso disfrutan de estos paisajes, de esos verdes y de tantos escondites de paz.¿dónde iba?
Ah si, q nos hemos montado en la moto y llovía, al poquito de empezar ruta como cada mañana y varias veces al día, un grito por mi parte.. Sergioooooo, y él dice queeeee, oye... Queeeeeee, Que te quiero!!! Ja ja, ya se ha acostumbrado el pobre, soy pesada sí, pero estas cosas son Belén, para bien y para mal. Y dice ¿ por qué estás tan contenta? Y le he dicho, y porque,  no? Y es que somos afortunados, muy afortunados, cada día que nos levantamos y más ahora en viaje, me siento agradecida, así que llueva o no llueva( mejor si deja intervalos que no) da igual.
Y el día era para llegar hasta Tinahely, un pueblecito cerca de Dublín, mañana y pasado patearemos Dublín antes de despedirnos de Irlanda. 
Una paraditas para ver el  Rock Of Cashel, hemos pagado su correspondiente entrada y la verdad, era chulo, no entraré a valorar si 8 euros de entrada se ajustan, pero son ruinas que molan, salvo la parte restaurada, que como sabéis, odio esas restauraciones donde se pierde el ennegrecido de la piedra, donde parece que se borra el paso del tiempo y dan forma a lo que aún perdiéndola contaba más cosas que ya restaurada. Aprovechando que en la zona de parking de 4,5 euros, que no hemos pagado porque hemos salido por la entrada( porque no había parking de motos y no hemos usado plaza) y viendo la mesita y banco ideal, hornillo y a comer, claro que ha llovido, pero nada de importancia y ya, rumbo al hotel. 
Ya había cesado la lluvia hasta que primero yo, ya en la puerta del hotel, en calle con rampa, que no podía aparcar, y luego Sergio que no se decía donde dejarme la moto, ha sido tiempo suficiente para que sacáramos las maletas mientras de nuevo, empezaba a llover, ja ja si es que ya hasta nos esperamos a que llueva. Cenita en el hotel, crónica y a descansar que mañana toca llegar a Dublín.
A descansar!!!

miércoles, 19 de julio de 2017

19/07/2017 +Irlanda



El día empezó lluvioso, continuó más lluvioso pero... paró, sí, paró y llegamos se os al " hotel" , sí, entre comillas, sabiendo q no era la mejor de las opciones, nos decidimos por situación, queríamos cenar caliente y para eso mejor era de zona urbana, bueno, pues hemos cenado en un pub, escuchado música en directo y bueno eso si, sin postre porque ya era más de las 9, y a las 9, cierra cocina y empieza la música en directo, pues nada, sin postre. Y bueno, el hotel, pues ya sabemos otro de esos de ahí no, y es que los B&B son la mejor opción por aquí para tener un buen desayuno y una habitación por lo general muy amplia y confortable.
El principio del día, lo ha desmerecido la lluvia, la verdad es que soy consciente que en algún momento le he dicho a Sergio, y él a mí, esto debe ser chulo, y decíamos debe, porque a penas veíamos, llovía y además había esa especie de niebla que se pone por aquí y lo esconde todo, pero después de comer, un poquito más, la luz se hizo intensa y la claridad nos descubría a cada curva, más islas, acantilados, Valles y colinas que quitan el hipo, te absorben y parecen estar llenas de magia, yo, cuando terminamos el día así, acabo tonta, todo me parece genial, mi novio genial, la vida genial, ja ja vamos que los colores me los pinto sola.
Y hablando de colores, hoy no sólo ha sido verde, hoy las orillas de la carretera se llenaban de flores, unas hierbas enormes con flores rojas o naranjas, pero sin silvestres, muy chulas, no he hecho fotos pero están grabadas, y cuando estas dejan de verse, aparecen las hortensias, mira que no me gustan pero no sé si de tanto verlas, al final me gustaran. Cierto es que por aquí son enormes y la gente en la entrada de sus casas pone no una plantita, son ramilletes como seros enormes de hortensias, de colores intensos y perfectamente dispuestas.
El azul del mar, ha cobrado su importancia, cuando rompe en los caña tildados, todo se llena de España, el color del mar varía desde el azul profundo hasta ese azul turquesa que parece querer mostrarte todo lo que hay en el fondo. Así que hoy ha habido flores naranjas y Rojas, colores del mar, y las casitas, en diferentes pueblecitos que como copiando a Gohn , no sé quién copiaría a quien pero yo vi primero Gohn. Se apelotonan de colores variopintos, a veces con un parecido criterio, tonos pasteles o tonos más intensos y otras solo son un grupo de casa de muy parecida construcción, pintadas de colores.
Ah y la moto? Pues cruzo los dedos, de momento perfecto, bueno y un detallito, me he caído, pero nada, ni yo ni la moto hemos sufrido, vale a la moto, le hemos enderezado ( Sergio) como siempre el soporte de la maleta pero nada. Ha sido en una de esas curvas en subida con pendiente importante, el coche de delante se ha quedado parado, Sergio también, y a mí me ha pillado donde la pendiente era más pronunciada, ya girando y era imposible hacer pie, así q... al suelo, por supuesto otro venia de frente pero me ha visto perfectamente caerme con estilo y ha parado, de hecho creo que por él había parado el coche, porque como para hacer la curva ambos invaden el carril se estorbaban, en fin , anécdotas sin más. Hoy pondré..." la foto de la curva", ja ja.